martes, 25 de agosto de 2009

Receta nueva: Pizza con jamón!!!!!!!!!!!

Bien, ésta es la idea: invitás a una chica a tu depto, y le decís: "Venite, hago unas pizzas y vemos una peli!" (eufemismo por "te termino transando..."). El verbo HACER, en este caso es fundamental. Porque no decís "veni que COMEMOS unas pizzas", decis HAGO, con lo cual queda claro que no vas a llamar a Pizzaculo para que te traigan una pizza grasosa y fria, sino que vas a hacerla vos, con tus propias manitos. Ninguna mujer se puede negar a eso, y si se niega mejor que no venga porque seguro que es una patrasca que cuando quieras "poner la peli" te va a sacar cagando. Entonces anotá que te enseño como hacer la pizza, gilastro!

El espíritu de mis recetas es enseñar desde lo más insignificantemente básico, por ende debería comenzar explicándote qué es una pizza, pero ya sería demasiado man. Sí voy a explicar como está compuesta: Una masa (cocida) con una salsa, queso y según la variedad arriba distintas cosas. Hay dos formas de hacer una pizza en casa, una es "fabricando" desde el inicio la masa y la salsa, y otra es comprándolo hecho. Vamos por el segundo caso, porque si vas a esperar a poder cocinar una salsa o amasar una masa para invitar a la minita, va a llegar la navidad del 2015.
Entonces, vamos a hacer la pizza con algo que se llama "prepizza". Es como una masa ya cocinada, que viene con un poco de salsa de tomate o con cebolla. La que vamos a usar es la que tiene salsa de tomate. Hay varias calidades de prepizza, pero en general podemos dividirlas en dos sub-géneros: prepizza de supermercado, y prepizza de panadería. Las del supermercado son para atrás, una chotada, son las que hacen 40000 por minuto. La que vas a comprar es la de panaderia. Vas a una panadería y decís "Hola, me das dos prepizzas?" "Si, con salsa de tomate?" "Si, claro" (el claro es fundamental en cualquier negocio donde atienden mujeres).
Entonces, ya tenés la prepizza que compraste en la panadería. Ahora sí vas al super, y comprás lo siguiente: 100 gramos de jamón cocido, aceitunas verdes (si son sin carozo mejor), una cajita de "salsa para pizza" y fundamentalmente queso, que debería ser muzzarella pero es muy caro, podés pedir queso fresco (cuando el chino te pregunte cuánto decile "como para dos pizzas", el tipo va a poner el cuchillo sobre un queso gigante y te va a decir "así está bien?" y ahi vos tenés que decir "no, un poquito menos", es un diálogo que se repite mil veces por día en el universo). Y también vas a comprar algo, que forma parte de algo que yo llamo "botiquín de la cocina", que son cosas que siempre tenés que tener, y que en unos días voy a hacer una nota marginal explicándote: aceite (Natura, sin vueltas), un sobre de óregano y un sobre de un yuyo que se llama "condimento para pizza". Listo, a cocinar.

La pizza se cocina en el horno, que es la parte de la cocina donde se guarda la Pirex, de donde viene esa frase hermosa que se dicen las parejas al separarse y repartirse las cosas que es "La Pirex metétela en el horno". Vas a prenderlo, y te explico cómo: das vuelta la llave del horno, y apretás para adentro. Te agachás, con el horno abierto, y acercás fuego (una antorcha de papel no está mal). Cuando enciende, apagás la antorcha de un soplido, y con esa mano cerrás la puerta (del horno, pánfilo!) pero siempre apretándo la perilla, en cuanto la soltás se apaga todo. Ergo esperás unos minutos, porque el horno tiene una válvula de seguridad que cuando se enfría deja de pasar gas, entonces apretás unos minutos, y si la válvula anda bien (que es NUNCA) al soltar debería quedar el horno prendido. Vas a tener que repetir esto varias veces hasta que te salga.
Bien, el horno ya está prendido. Agarrás una asadera (pizzera) y le tirás un chorrito de aceita (poco bestiaaaa) y CON EL DEDO lo extendés por toda la pizzera, de la parte de adentro, claro. Acomodás la prepizza adentro, y le ponés un poco de salsa (la de la cajita) a la salsa que ya tiene. Nunca la salsa que traen las prepizzas es suficiente, asi que está bien agregarle. Listo al horno.
Mientras, agarrás el queso y lo cortás en tiras. Esperás 10 minutos, y sacás la cosa que ya debe estar re caliente. Le agregás el queso arriba (la mitad de lo que te dió el chino). Al horno 5 minutos (no más de 5!). Sacás de nuevo lo que ya podemos ir llamando pizza, y con un tenedor extendés el queso medio derretido por toda la superficie, y ahora le agregás un poco de orégano (no mucho) y un poco de "condimento para pizza" (tampoco mucho) y de nuevo al horno por 2:32. Afuera de nuevo, y ahora le agregás el jamón (sin encimar las fetas, gracias) y arriba del jamón unas aceitunas. Al horno un suspiro (porque si lo dejás mucho el jamon se cuartea todo, es un asco). Obviamente que en las charlas con la chica vas a haber averiguado que no es vegetariana ni judía, porque en esos casos no come jamón. En ese caso del jamón olvidate y por favor ni se te ocurra ponerle jamón a tu mitad de la pizza, no seas grasa!!!!!
La pizza la podés cortar en el mismo molde, de cada una podés sacar 8 porciones (de 45º de ángulo) y te conviene servir 4 en una fuentecita y el resto dejarlo en el horno pero bajo o apagado, para que no se queme pero se mantenga calenchu.
Bueno, si sacás cuentas te darás cuenta que la pizza se hace en unos 15 o 20 minutos, y claro, hay que comerla apenas sale del horno, por lo que vas a tener que hacerla con la chica en tu depto. Para que parezca que sabés hacerlo, por favor practicá solo o con amigos.
La pizza, va con cerveza. Y de buena calidad, claro.

Bueno ya está, ya sabés hacer tu pizza, cualquier cosa me consultás.
me voy a jugar al bridge con amig@s,
Salut!
Garchito

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada